domingo, 30 de junio de 2013

Ultratrail Peñalara 60 Kms 2013

ULTRATRAIL 60K PEÑALARA 2013.
(29-06-2013) 


Según definición de la Real Academia Española:
RETO: "Objetivo o empeño difícil de llevar a cabo, y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quien lo afronta." No existe mejor manera de expresar el espíritu de esta aventura, al menos sin querer explorar las montañas de la locura de nuestros compañeros de club Rafa e Isidro, más las de sus aliados en esta prueba, Miguel y Juan.  

Pero vayamos al principio. Barruntando la idea entre unos y otros, encendida la mecha hace meses por Juan, los cuatro acabaron inscritos en enero para una carrera que aún se veía lejana. Las preparaciones previas de cada cual eran dispares: alguno más corredor y otros más de mountain bike, la realidad es que ninguno tenía experiencia en un trail, ya no digamos en una ultra de montaña. Semana a semana, acercándose la fecha, el entrenamiento individual se orientaba a correr por el campo y superar desniveles en la medida de lo posible. Las dudas rondaban las cabezas de cuatro deportistas animándose y exponiendo sus preocupaciones en el grupo de washapp. Una imagen vale más que mil palabras para explicar la dureza de este reto de 60 kilómetros con terrenos para todos los gustos y disgustos.




La previa: El día antes de la carrera, todos se reunirían en casa del anfitrión, Juan, tras recoger el dorsal en el precioso pueblo de Navacerrada. Despues de preparar las mochilas y cenar los pertinentes macarrones, los cuatro intentarían conciliar el sueño en Collado Villalba. Pocas horas más tarde, a las 05:30 horas, sonaban los despertadores. Desayuno nervioso, un rato de coche y 45 minutos de autobús lanzadera preparado por la organización hacia la salida de Rascafría. Mirar por la ventanilla produce cierto desasosiego. Se intuye lo que les espera. Una mezcla de ilusión y sana preocupación invade el pensamiento.

Las armas preparadas el día antes
 
Isidro cosiendo el escudo GP en la mochila

 
Isidro, Juan, Miguel y Rafa posan en la salida
Arranca la aventura: a las 8:15, cumpliendo el horario previsto, se procedía a la revisión de material (de los 3.5 kilos de mochila), y a dar el pistoletazo de salida en la plaza de Rascafría (altitud de 1.166 m). La alcaldesa da un discurso desde el balcón, como alcaldesa nuestra que es nos debe una explicación, y esa explicación nos la dará como alcaldesa que es.... Tenemos pinta de estar chalados. Todos. Los primeros minutos se corre hasta que la pendiente exige empezar a tirar de bastones para encarar la subida al Puerto del Reventón (a 2.037 m), donde espera el primer avituallamiento y el paso de lectura de chip.

Los cuatro amigos deciden subir a un ritmo muy vivo para alejar lo máximo posible el fantasma del fuera de control. Lo consiguen holgadamente, pasando en menos de 2 horas. Esa posibilidad queda ya practicamente desterrada. Llevan mucho margen. Toman un respiro muy breve en el avituallamiento y prosiguen la carerra. Espera una zona de terreno favorable, en la cual es posible correr, y de golpe la majestuosa y compleja subida a Peñalara, el punto más emblemático de la prueba a 2.429 metros de altitud. En su mente películas épicas. La Compañía del anillo marcha camino del Monte del Destino. Eso ayuda...cualquier pensamiento positivo ayuda en realidad, por de muy flipaos que resulte.

Juan en pleno esfuerzo

Tras el Puerto de Reventón, Miguel se descuelga del grupo y por desgracia no volvería a conectar. Su carrera acabaría en el kilómetro 30, tras lograr hacer cima en Peñalara, bajar y más adelante llegar incluso hasta La Granja de San Ildefonso, donde comunicaba por teléfono su retirada. La pérdida de una lentilla, que sumaría dificultades, terminaría con sus ilusiones. Ánimo compañero. Hay que volver a intentarlo.

Pero sigamos donde lo dejamos, con Rafa, Isidro y Juan, justo en las inmediaciones de la subida a Peñalara, momento muy técnico en el que Rafa perdería el ritmo de sus aliados, estos (algo) más experimentados en montaña. Allí encontrarían un nevero precioso pero fastidioso, y el difícil cresteo hasta la cima, zona casi de alpinismo, sazonado con el rocoso y peligroso Paso de Claveles (ver un video ajeno de cómo es este paso), una zona en la que Rafa, con su limitada pericia, perdía de vista definitivamente a un Isidro crecido de moral y a un Juan muy fuerte.

Juan en la nieve. Difícil terreno, salvo si eres un elfo

Isidro en el mismo trance

Una vez en la cumbre la satisfacción era máxima. Rafa superaba estos metros complicados siguiendo cada uno de los pasos de un desconocido veterano de la montaña. Cada zancada segura marcaba el camino. Se lo agradecería en la cima, por supuesto. Pasado este sufrido trago, tocaba otro reto durísimo: la muy técnica y pedregosa bajada de Peñalara. Complicaciones graves. Para entonces Isidro y Juan llevaban bastante delantera. En estas pruebas está casi descartado marchar al mismo ritmo que los compañeros. Cada uno ha de marcarse el suyo, a nivel de técnica y de fuerza. La posibilidad de reunión queda para los avituallamientos. Rafa era plenamente consciente de que quizás tendría que hacer en solitario los 40 kilómetros que restaban, si bien guardaba la esperanza de recortar ventaja en los 8 kilometros que conducían al valle hasta La Granja de San Ildefonso, un tramo en el que podia correrse bastante bien, y donde él pensaba, todavía entero de fuerza, que ahí acababa el torpe montañero y debía empezar el experimentado atleta. La escasez de agua era el handicap para aspirar a un ritmo razonable, pero los frescos riachuelos solucionaban el problema. 
 
Efectivamente, la reunión llegaba en La Granja, en el km 30, tras esperarle en el avituallamiento los potentes Isidro y Juan, una vez la comunicación telefónica confirmaba que Rafa había logrado recortar diferencias de manera notable. En contraprestación, Rafa apenas pararía para rellenar su reserva de agua y picar un poco de comida. No estaba dispuesto a frenar al equipo más de lo estrictamente necesario. Isidro y Juan se recuperaban por completo, y Rafa tampoco deseaba enfriarse. La triste noticia de la previsión de retirada de Miguel nos llegaba también en ese instante, como antes comentábamos.

Instantánea captada de Isidro
Y así llegaban a la mitad de este ultratrail, ya apretando el calor, en busca de la distancia del maratón, que llegaría en La Casa de la Pesca tras afrontar una zona muy corrible que picaba hacia arriba. Los tres acompañaron entonces al fortísimo Iván de Ciudad Real, participante en la paralela 110K. 


Tras varios kilómetros de encantadora pero ya fatigosa carrera por el bosque, Rafa alertaba acerca de la ambición del ritmo, máxime quizás ya temiendo acusar la escasa parada en el anterior avituallamiento tras haber aumentado el ritmo hasta llegar a él. 

Decidido a no romper el motor, éste optaba por descolgarse unos metros del grupo. Era un hecho que Isidro y Juan estaban más frescos en ese punto de la carrera. Unos minutos después su miedo se convertía en amago de pájara real. En el kilómetro 39 sentía flojera y el estómago no le toleraba la imprescindible comida. Un momento delicado que poco después también atacaría, aunque en mucho menos grado, a Juan. El bravo Isidro (que venía de dos semanas de inactividad tras una operación dermatológica), sorprendía pletórico de fuerza y excepcionalmente alimentado, mostrándose colosal.

Por fortuna y tirando de experiencia, Rafa, tras aminorar la marcha y apenas ir chupando la barrita energética, lograba sobreponerse por completo y llegaba al punto de reunión en el revitalizador avituallamiento de La casa de la Pesca plenamene recuperado de fuerza y apetito, pero tocado de una rodilla derecha que se resintíó muchos kilómetros atrás, en la subida a Peñalara, cuando una roca traicionera se movía para dejar algo dolorido algún tendón de ésta. Isidro le aplicaría un rudimentario ventaje con esparadrapo que, sin embargo, se mostraba eficaz. Gracias a ello, Rafa podría correr sin problemas, aunque en las subidas de gran pendiente sentía bastante dolor, que limitaba pero no impedía. Estaba resucitado para el resto de prueba.

 
Reposición de agua y vendaje en el avituallamiento


Esa subida mortal que la rodilla de Rafa no quería sentir, muy poco después llegaría en la brutal ascensión al puerto de la Fuenfría (1.792 m), con un par de kilómetros de un desnivel desmesurado, absolutamente abrumador, casi inasumible para la tracción andando. Juan en delantera, muy confiado, Isidro después, y Rafa a un par de minutos fastidiado por la rodilla pero con fuerza, tiraban de coraje para coronar el puerto. Allí beberían el fresco agua de Fuenfría, para después encarar el atractivo camino Schmidt que dirige hasta el pto. de Navacerrada (1.862 m), con varios kilómetros de subidas y bajadas en los que se podía correr sin grandes dificultades. Ritmo trotón pero seguro, el de persecución de una partida de orcos. Restando kilómetros a la cuenta final.


El kilómetro 50 se hallaba en el puerto de Navacerrada, allí había llegado antes un poderoso Juan. Éste esperaría comiendo a Isidro y Rafa, que corrían juntos por el Schmidt. Tras la nueva reunificación, y sin querer parar demasiados minutos, encararían el último tramo, en el cual volvían a encontrar una ascensión suave, pero sin una bendita sombra que atenuara el calor. A continuación tocaba sufrir una bajada muy complicada hasta las pistas previas a las cercanías de Navacerrada pueblo






Antes de la bajada. Foto del controlador de chip. Bola del Mundo de fondo
Y sería éste el momento más delicado para un Isidro castigado por las ampollas desde varios kilómetros atrás. A partir de aquí su carrera se convertía en un calvario, pese a tener energía, ya que intentando evitar el dolor de pies sobrecargaba otras zonas pisando de manera anormal. Rafa, por supuesto, no se separaría de él en este trago amargo, y Juan, el más entero de los tres, tampoco deseaba separarse en busca de recortar tiempo, por lo que volvía a amoldarse al ritmo del grupo para afrontar el desenlace juntos de la mejor manera posible. Carácter de equipo corría por las venas de los tres, ya decididos a saborear la victoria a la vez. ¿Qué otra cosa podía superar eso llegados a este instante? El objetivo estaba ya cerca, pero tocaba sufrir el último esfuerzo hasta la meta. Se hacía largo el día, cómo no.

Y así, tras tantos tramos diversos, tras tantos pensamientos de todo tipo, por fin llegaban a la plaza de Navacerrada para traspasar la meta unidos y emocionados después de 12 horas 46 minutos y 15 segundos de carrera, el tiempo aproximado que estimaban marcar estos valientes deportistas, quienes con ésta y otra que hagan, ya serán dos las pruebas de trail de montaña que realicen. Todo un debut con picadores, y en una ultra de 60 kms, que aconsejaba precisamente moverse en ritmos discretos que condujeran a esta marca lograda. Cualquier otra aspiración, por ahora, se antojaba una auténtica inconsciencia. Aun así, lograban una digna clasificación en el puesto 278 y siguientes de los 347 finishers, a los que hay que sumar los llegados fuera de control, los atletas lamentablemente retirados y bastantes no presentados hasta llegar a la cifra total de 434 inscritos en esta exigente carrera.   







Tras la enorme satisfacción de nuestros compañeros, con su medalla en el cuello y obsequiados con una gran camiseta técnica de "FINISHER", el avituallamiento final era agradable charlando con compañeros de fatigas. Allí estaban también varios conocidos como Luis de "Corriendo por el Campo" de Ciudad Real, o aquel experimentado montañero cuyos pasos guiaron a Rafa en los apuros técnicos más complejos, allá por Peñalara, cima que da su nombre a esta magnífica y bonita carrera, ultrabien organizada, que bien merece crecer en repercusión y medios como ya lo está haciendo.  El cariño que se destilaba en cada asistencia al corredor habla de carrera GRANDE. Tan enorme como la implicación de sus voluntarios.


Sólo nos queda dar la enhorabuena a todos, insuflar ánimo a Miguel, que sus 30 kms de montaña se metió para el cuerpo!!, y agradecer su apoyo fundamentalmente al compañero de batalla Juan, (Juan Manuel Ruiz Manso del Bicycles club Mtb ) por todo su despliegue logístico, y por comportarse como un señor con nuestros dos GP antes, durante y después de esta Peñalara 60 K, así como a GRUPO PHI por el patrocinio de ésta y otras aventuras deportivas.

Una gran experiencia en definitiva. Nos vemos en la próxima.

sábado, 22 de junio de 2013

III Carrera nocturna Villa de Piedrabuena.

III CARRERA NOCTURNA VILLA DE PIEDRABUENA. 10 KILÓMETROS.
(22-06-2013)



A la cita nocturna de Piedrabuena llegaba el club con tres atletas en distintas circustancias: José Vicente, Liebre (Alberto Sánchez) y Rafa. El primero se plantaba en la prueba con la autoexigencia por bandera. Cada día un poquito más cerca de los trofeos, en Piedrabuena daría un paso más hasta conquistar el cuarto puesto en su categoría. Alberto, "el Liebre", que venía directamente del banquete de una boda, debutaba en la distancia sin ninguna referencia para afrontar la carrera. En ello entraría un ya veterano del club como Rafa, quien en 7 días se enfrenta al reto del ultratrail de 60 kilómetros de Peñalara, con lo cual no podía ni pensar en vaciarse en Piedrabuena, y decidía correr al lado de Liebre para regular su ritmo y aconsejarle. El resultado a la postre sería extraordinario para el debutante, superando ampliamente sus expectativas. Completaban la expedición, siendo testigos de nuetros progresos, Jose, Vicky y Fátima, sin cuyo apoyo y ánimo todo sería más complicado. Gracias a las tres.

José Vicente, Rafa y Liebre

Rafa y Liebre colocándose el dorsal y ajustando la estrategia

La carrera de Piedrabuena está reconocida como la más dura del Circuito de Ciudad Real, pero también como una de las más encantadoras con su aura mítico jalonado de antorchas. Y es que las fechas invitan a realizarla por la noche, añadiendo ese toque de atractivo a la vez que se buscan temperaturas soportables. En esta edición el clima no sería un gran obstáculo para los participantes. Ahora bien, ahí seguirían las cuestas que marcan la personalidad de este peculiar 10.000. Sobre un perfil de estas características, toca olvidarse un tanto de las marcas realizadas sobre trazados de corte más manchego.

 
Bien situados en la salida, nuestros tres compañeros realizarían una carrera inteligente en todos los casos. El rendimiento de José Vicente sería el que haría más ruido de cara al exterior. Nuestro veterano se confirma como una de las más firmes promesas y figuras del club, haciendo visible nuestro escudo al entrar en el cuarto puesto de su categoría. Tras dar lo mejor de sí mismo en estos momentos, pues no olvidemos que tiene mucho margen de progresión en el atletismo, pararía el crono en un formidable 42:49 (42:48 tiempo real). Por detrás, el cada día más corajudo Liebre sorprendería a propios y extraños asistido por la experiencia de Rafa. Regulando bien el esfuerzo, ambos lograban marcar 45:06 (44:58 tiempo real), haciendo gala de un poderoso sprint en la llegada a meta. Un tiempazo, máxime si tenemos en cuenta el perfil de Piedrabuena. Queda claro que el Liebre promete. Rafa, por su parte, se mostraba satisfecho por el desarrollo de la noche: además de ver a su padre cada día más fuerte y poder acompañar a un amigo en su pequeña gran conquista, había tenido ocasión de ultimar con calidad su preparación para el siguiente reto sin acusar sufrimiento muscular en meta. Enhorabuena a todos.

Tras la carrerra, como siempre cerveza y pinchito en mano, todos disfrutamos de un ambiente inmejorable mientras nos poníamos al día con el creciente grupo de amigos de otros equipos. Es éste otro de los aspectos más atractivos de este deporte en general y del circuito de Ciudad Real en particular: el sanísimo espíritu de gobierna su atmósfera. Gracias a todos los que lo hacéis posible.

 Nos vemos en la próxima.


domingo, 9 de junio de 2013

Sin Crono San Antonio. Puertollano

En la peculiar carrera "Sin Crono de San Antonio" no gana el atleta que cruza primero la línea de meta, sino aquel corredor que mejor pronostique el tiempo en el que que completará esta prueba de 7,6 kilómetros.  Nuestra compañera Elsa sería la representante GP en la competición, y desde luego logró hacerse notar al terminar en el séptimo puesto de la general, reconocido con un regalo en forma de ropa deportiva. Su tiempo previsto fue 48:30 y el realizado 47:55, con una diferencia de tan sólo -35 segundos.

A partir de las 10 de la mañana se celebraba esta carrera en la Dehesa Boyal de Puertollano. Organizada por el Club Corricollano, en esta singular competición de atletas/vaticinadores se debe correr sin llevar ningún tipo de reloj, cronometro, etc., porque no olvidemos que, al final, gana el corredor que menos desviación tenga del tiempo apostado al principio.


Con la Sin Crono de Puertollano, que este año celebraba a su décima edición, los organizadores quieren "dar opción a premio y reconocer de alguna manera a corredores que en otro tipo de pruebas lo tienen más complicado, ya que en ésta se trata de controlar los ritmos de carrera individualmente y no lo rápido que puedas hacerlo".

Enhorabuena Elsa, has demostrado tu sentido de metrónomo.