martes, 29 de abril de 2014

Maratón Madrid 2014

MARATÓN MADRID 2014
(27-04-2014)

Crónica en primera persona. Juan Manuel Ruiz Manso. Debutante con el club.

42195 metros en Madrid son “molto longos”...

Cuando comencé a pensar en cómo titularía la crónica de mi primer maratón, me vino a la mente una conocida anécdota del mítico jugador del Real Madrid (que quede claro que el que escribe es del Atlético), Juan Gómez “Juanito”, que gustaba de poner nerviosos a los jugadores del Inter de Milán espetándoles aquello de que “90 minuti en el Bernabeu son molto longo”...

Pues bien, el maratón fue para mí “molto longo”.

Tras muchos meses de entrenamiento más o menos planificado y ejecutado con mayor o menor disciplina, aunque combinado con el deporte en el que pongo más energía normalmente, el MTB, el domingo me plantaba en la salida del Mapoma para defender por primera vez los colores gris y magenta de la camiseta de GP PHI Polideportivo. Mi pensamiento era rondar las 3h40', a ser posible un poco por debajo, pero los veteranos que hablan de lo dura que es esta carrera no hablan por hablar...


Llegaba a la salida en compañía de mi cuñado Sergio, al que animé yo en su día a entrar en este mundillo del trote cochinero, y que ha sido lo bastante osado de meterse entre pecho y espalda la mítica distancia de Filípides (acabaría en un excelente tiempo, 3h48'). A las 9 h daba comienzo la carrera, en la Plaza de Cibeles de Madrid.

Los primeros km, todos en suave subida por el Paseo de Recoletos y Castellana fueron algo lentos, merced a la ingente cantidad de “runners”, de modo que se hacía complicado coger y mantener un ritmo constante. Por otro lado habíamos salido en un cajón algo retrasado, así que llevábamos más de 53 minutos cuando pasamos el 10K, con casi 6000 corredores por delante. A partir de ese momento la carrera se fue estirando ya de forma apreciable, de modo que nos resultó más fácil encontrar un carril por el que seguir sin estorbo.

De esa forma, y según iban pasando los km, fuimos mejorando poco a poco el ritmo, aunque sin forzar la máquina. Íbamos mentalizado de que era muy importante hacer los primeros 25 o 30 km sin desgastar más de lo necesario. El km más rápido de toda la carrera fue el 17, a 4'28”.


Correr por un Madrid despejado de coches sólo para nosotros, en un día soleado, con una temperatura de unos 15º, por las más importantes calles y avenidas, en un recorrido prácticamente lleno de público que grita y anima es una experiencia que hay que vivir. La bajada por la calle Preciados, en el km 19, y la entrada en la Puerta del Sol es emocionante; bajar por una calle relativamente estrecha en la que el público prácticamente te encima por ambos lados logra erizarte el cabello; en ese momento te crees alguien... Me recordaba a esas etapas alpinas del Tour de Francia en que los ciclistas se ven prácticamente acosados por el público a ambos lados de la carretera.

Pero la carrera seguía, y los km seguían cayendo; la media maratón, los 24 km, los 26, los 27 km... y el acceso a la Casa de Campo, el gran parque forestal de Madrid al Oeste de la capital. Es una zona que me habían advertido se hacía dura, por los km ya acumulados, porque es un entorno más frío sin apenas público, con un par de repechos duros... A mí personalmente no se me hizo pesada, me sentí a gusto, quizá porque estoy acostumbrado a entrenar por el campo. Fuera como fuese en el primer repecho de la Casa de Campo perdí a Sergio, al que ya no vería hasta la meta.

Tras salir del parque, ya con 30 km en las piernas enfilábamos por la rivera del Manzanares, pasando justo por delante de casa de mis padres, donde me aguardaban mis hijos, mi mujer, mi madre, mi hermana, mi abuela, sobrino, cuñado... Aunque ya me encontraba algo tocado en ese momento, no cabe duda que el encuentro anima, y mucho, para seguir adelante. A la vuelta del Puente del Rey tendría ocasión de volver a verlos antes de seguir camino a la gloria maratoniana.


Pero llegó el km 36... Me habían hablado mucho del “muro”, y casi llegó a sonarme a “cuento de la abuela”, pero no. El muro existe, doy fe. En el km 36 llegó “el tío del mazo”, y llegó para quedarse.

Desde ahí hasta meta fue agónico. Los ritmos que venían rondando entre 4'55” y 5'10” por km se desplomaron a 6' e incluso 6'20” en el km 40, en el que hice el peor registro de toda la carrera. En el km 39 incluso tuve que parar por un calambre que me cogió el muslo derecho. Usé la técnica de la presión, y unos segundos después pude reanudar aunque renqueante. En todo caso, pese al cansancio físico y el dolor que en ese momento sentía, sólo había una cosa en mi cabeza; LA META. No puedes correr 38 o 40 km para no hacer meta. Hay que llegar como sea. En ese momento ya da igual la cuesta arriba que el llano que la bajada. Se sufre en todos los terrenos. Cada metro es un triunfo y cada km una odisea, pero hay que llegar a meta, como sea. Ya sabía que no iba a estar en las 3h40' que tenía en mente, pero daba igual, había que terminar.

En esos km ya no sabía ni por dónde iba; “esto está cerca de Atocha o por ahí”, recuerdo que pensé en un momento (ahora se que estaba en la Ronda de Valencia, pero en ese momento podría haber estado en Pekín y no lo hubiera notado). El público animaba con energía; yo creo que me veían muerto e intentaban auparme, pero ya ni los oía. Se por dónde iba toda la carrera, conozco Madrid bastante bien, pero en este momento, mientras escribo, estoy intentando recordar en qué momento pasé por la Glorieta de Atocha y no soy capaz de acordarme, tal era ya mi estado de agotamiento... Recuerdo que la recta del Paseo del Prado y Recoletos hasta llegar a Colón se me hizo eterna. Sólo sabía que en Colón había que girar hacia Goya, subir hasta Velazquez y luego ya era todo bajada hasta meta. No llegaba nunca...

Pero llegó, y por fin bajaba ya por Príncipe de Vergara, por fin se veía El Retiro al fondo, y poco después estaba ya corriendo dentro del parque y enfilando los últimos 800 m hasta meta. Había mucho público, mucho ambiente, mucha animación, pero ya me daba igual. Estos últimos metros también se me hicieron largos, pero de otra manera; quería esprintar, adelantar cuarenta o cincuenta corredores antes de cruzar la meta pero no pude. Daba igual, allí estaba el arco de meta, con el reloj marcando ya tres horas y cuarentaymuchos minutos. Ni miré el Garmin, me daba lo mismo. Levanté los brazos. Crucé la meta. Lo conseguí.

Tiempo oficial: 3:50:18
Tiempo neto (chip): 3:45:04
Tiempo efectivo de carrera, descontando paradas (GPS): 3:43:26

Detalles de mi carrera:





Líneas del club:
Y así fue como este gran deportista y mejor amigo debutaba en la distancia de Filípides y en GP-PHI-Polideportivo. Enhorabuena. Disfruta al máximo del sabor a victoria de esta experiencia inolvidable. Nos sentimos muy orgullosos de ti. Ya ayudaste de manera inestimable a Rafa e Isidro en su empeño de conquistar Peñalara 60K. Ahora, consagrado definitivamente como uno de los nuestros, estamos convencidos de que lucirás el escudo con la mayor de las responsabilidades. Gracias por escribir otra brillante página de esta historia que es la de todos y, desde ahora, la tuya también. La de los GP!!! Bienvenido.

domingo, 27 de abril de 2014

III Legua Twinner Ciudad de Puertollano

III LEGUA TWINNER CIUDAD DE PUERTOLLANO
(27-04-2014)
Fátima: Segunda clasificada senior. 

Queriendo recuperar sensaciones en distancias cortas y carreras más explosivas, Fátima y Rafa, tras su exitosa aventura maratoniana, marcaban en su calendario esta prueba de 5.172 metros. Por su parte, Elsa y Carlos, residentes en Puertollano, ya estaban inscritos cuando el capitán y la Gacela decidían embarcarse. A las dos parejas se sumarían Josevi, quien está empezando a entrenar en serio bajo la tutela de su hermano Rafa, y Cabanillas, el cual progresaba más que adecuadamente en los últimos meses, aunque llevaba demasiado tiempo sin medirse en carrera oficial.

Nuestros amigos se encontraban sobre las 10:15 en el Paseo San Gregorio de la ciudad minera con tiempo suficiente para recoger sin prisas su dorsal y calentar de manera conveniente, aspecto fundamental cuando uno se enfrenta una prueba de estas características. Y es que, cuando superar una distancia no es el objetivo, pelear contra el implacable crono requiere de arrancar con los pulmones bien abiertos y los músculos preparados para la acción.

Cabanillas, Josevi, Fátima y Elsa. Carlos y Rafa abajo. Tras la prueba.
El ambiente, como era de esperar en Puertollano, una ciudad muy deportiva que se vuelca con lo suyo, sería el mejor; máxime celebrando sus fiestas. Corredores de todos los niveles, edades y de ambos sexos se daban cita en el centro de la localidad minera con ganas de participar y competir en todas las categorías. Nuestro club, como es habitual, llegaba dispuesto a presentar batalla también en este aspecto con la baza de Fátima, una de las atletas más destacadas de GP-PHI-Polideportivo, quien se mediría a un destacable número de féminas.

Con puntualidad, a las 11:00 horas, y tras el pistoletazo de salida, Rafa y Fátima marchaban en vanguardia tomando fundamentalmente la referencia de la gran favorita femenina para alzarse con la victoria, Samira Serroukh, del CDEA Tarancón Atletismo. Una vez comprobado que el ritmo impuesto por ésta era demasiado elevado, ambos decidían ajustar el paso con el objetivo de afianzarse en los puestos de honor, peleando codo con codo entre las mejores de la carrera, eso sí, sin perder demasiada distancia con la líder, ya que nunca se puede saber si un desfallecimiento es posible. No sería así, y aunque la ventaja no iría a mucho más, Serroukh se impondría a la postre con relativa comodidad. Por atrás, Josevi galopaba con mucho conocimiento, sabedor de que aún es un principiante, ya que su objetivo en esta prueba no sería otro que el de llevarse un buen sabor de boca. Cabanillas se dejaba llevar por el entusiasmo en un inicio, aunque más tarde la prueba le atemperaba y colocaba en su lugar exacto de forma, el cual, como veremos más adelante, empieza a ser digno de mención en cualquier caso.





Rafa y Fátima en busca del objetivo
Elsa iniciaba la carrera sin tenerlas todas consigo. La corredora de Puertollano había pasado las horas previas con faringitis, que venía a unirse a sus problemas de respiración en primavera. Consciente de su precaria situación, acabar la prueba ya sería como para estar contenta. Carlos, su pareja, partía con ella de inicio, aunque instantes después, y tras consultarlo con Elsa, marchaba solo en busca de sus opciones. Por desgracia, su participación en solitario no llegaría a buen puerto, ya que se retiraba en el segundo kilómetro aquejado de unas molestias musculares. Recúperate amigo.









La carrera, como todas, dictaría en meta sentencia sobre las posibilidades de cada cual. Los primeros GP en llegar serían Fátima y su escudero Rafa, conservando la segunda plaza de la categoría senior (y tercera de la general femenina). Su marca de 00:22:44 (ritmo de 04:04) deja a las claras que empiezan a recuperar explosividad, aunque aún queda camino por recorrer en este aspecto. Es complicado mantener cierta competitividad en diversas distancias, pero nuestros amigos no renuncian a ninguna. Si no se puede estar arriba, al menos sirve de gran entreno. Enhorabuena para nuestra atleta más laureada. Otro éxito que llena de orgullo al club.



Parando el crono en un sensacional 00:25:30 entraba Josevi dando muestras de mantener aún gasolina en el depósito. Hijo de José Vicente, hermano de Rafa. Leyenda del equipo en la sección de fútbol sala. Un GP de los de toda la vida. Mucho bueno nos queda por ver de este recién llegado al atletismo popular. Su ritmo de 04:34 min/km mejora las más optimistas previsiones. Condiciones y carácter. Promete.


Exactamente dos minutos después, firmando 00:27:30, aterrizaba en meta un Cabanillas con la impresión de haber volado más allá de lo que imaginaba en cualquier entrenamiento. Visiblemente contento, nuestro amigo certificaba lo que antes adelantábamos: el entrenamiento está dando sus frutos. Su participación, a un ritmo por debajo de 5 min/km, le ha motivado. Su segunda paternidad le espera a la vuelta de la esquina. Le veremos entrar en meta chupándose un dedo con marcas sorprendentes. Estamos convencidos.


Poco después, Elsa finalizaba su participación en algo más de 31 minutos, un tiempo que entendemos debe resultarle satisfactorio dadas las difíciles circunstancias de salud que horas antes amenazaron su presencia. Estamos orgullosos de que hayas peleado ante la adversidad para pasar por debajo de las 4 letras. Tu lucha siempre es reseñable. Bravo Elsa. Siempre dando la cara.


Una vez todos se felicitaban, y tras interesarnos por Carlos y su lesión, aplaudiríamos a Fátima al recoger su merecido premio y reconocimiento ante todos los presentes. A continuación, una visita a una terrazita cercana para recuperar fuerzas y pensar en los retos venideros. Instantes después nos enterábamos de que Juanma, nuevo fichaje, lograba vencer la distancia de Filípides en Madrid para firmar su debut en el club y en el maratón en 03:43:26. También nos llegaba la noticia de que Silvia debía retirarse de una cicloturista por un problema en un hombro, que si bien no parece ni mucho menos grave, sí lamentamos obviamente en esta jornada que para algunos de nuestros compañeros ha sido tan exitosa.



Nos vemos en la próxima!


domingo, 20 de abril de 2014

V Medio Maratón Canal de Castilla. Ciudad de Dueñas.

V MEDIO MARATÓN CANAL DE CASTILLA. 
CIUDAD DE DUEÑAS (PALENCIA)
(19-04-2014)
Fátima. Campeona Absoluta femenina.

Para Fátima y Rafa empieza ya a ser costumbre el condimentar sus viajes turísticos con competiciones,...¿o quizás sea al revés?.  La Semana Santa de 2014 no sería una excepción en esto de planificar el paquete completo de vacaciones, cultura y deporte. En su interés estaría conocer mejor un pedacito de la inmensa Castilla y León, concretamente Palencia y Valladolid, participando en la media maratón de la localidad de Dueñas, situada entre ambas capitales.

Arévalo
Palencia
Con ganas de disfrutar con lo que más les gusta, Fátima y Rafa partían en coche el jueves desde Ciudad Real con la intención de emplear las dos jornadas previas a la carrera en turismo de índole cultural. Así, ambos se darían el gusto de visitar buena parte del patrimonio artístico/cultural de Arévalo, Venta de Baños, Palencia,Valladolid y la propia Dueñas, donde daban un paseo con el objetivo de reconocer míninamente el terreno de la inminente batalla deportiva. Allí comprobarían lo que en cierto modo ya sabían de antemano: que la carrera se disputaría por un terreno complicado, siguiendo en gran medida un duro trazado que bordea el Canal de Castilla, el cual da nombre a esta singular prueba entre caminos.
 
San Juan de Baños. Obra cumbre visigoda
 
Catedral de San Antolín

El sábado amanecía caluroso. La hora de inicio, programada para las 11:00 a.m., auguraba en estas fechas dificultades para los alrededor de 200 corredores que se daba cita en la Plaza de España del municipio palentino. Nuestros compañeros llegaban con suficiente antelación para ejecutar un óptimo calentamiento que les metiera de lleno en la competición. Habían disfrutado relajadamente del turismo, pero ahora tocaba defender el escudo con la responsabilidad que nuestro equipo merece. Explotar las opciones de Fátima, uno de nuestros buques insignia, parecía la tarea de obligado cumplimiento para los dos. Con este objetivo, Rafa se volvía a poner al entero servicio de la "Gacela de Madridejos", marcando el paso de ésta desde el pistoletazo de salida, según lo pactado.

Rafa, siempre dispuesto a defender los intereses de GP
Los primeros instantes, tras una buena puesta en marcha, colocaban a nuestra corredora en el primer puesto femenino. Llegado este momento, la pareja entendía que tendrían opciones de conseguir un trofeo, si bien era pronto para pensar en una victoria, máxime sin conocer a ninguna rival. Durante varios kilómetros liderando la prueba, se corría el riesgo de pensar que ninguna de las oponentes en liza pudieran disputar el primer puesto a Fátima, una atleta forjada en el potentísimo Circuito de Carreras de Ciudad Real.





Vista de Dueñas

Pasaban los minutos y los corredores avanzaban hacia Villamuriel del Cerrato. El terreno era pedregoso, quebrado y muy irregular, dificultando enormemente el alcanzar un ritmo alto, pero la Gacela seguía en cabeza y todo parecía marchar como la seda, pese a la dureza y el calor en exponencial aumento. La relajación mental tentaba a quien por momentos casi llegaba a creer que, quizás, podría alcanzar su objetivo sin bordear la extenuación. Sin embargo, una bofetada de realidad llegaría en el kilómetro 8, donde nuestros amigos escuchaban el aliento de una mujer que les daba caza. Aquí, como en todos sitios, y acorde a nuestro nivel, estaría muy caro alcanzar la gloria deportiva. Una vez más, como siempre para nuestra campeona, el atletismo se aparecía ante ella en toda su crudeza y esplendor: habría que pelear con el alma y sufrir por el premio y la satisfacción.



Una vez neutralizados, con el consecuente fastidio anímico, Rafa, no obstante, mantenía la calma y dejaba de tirar, pues no sería mal plan engancharse al ritmo de esta rival y su escolta de compañeros, dejando que la prueba se decidiera mucho más adelante. La experiencia le decía que Fátima tiene un prodigioso final, con lo cual podría no interesar incrementar más el ritmo de quien, no olvidemos, viene de realizar un tremendo esfuerzo en el maratón de Roma. Sin embargo, esta estrategia pronto se vería truncada ante un nuevo incremento de velocidad al que nuestros compañeros no entrarían. La principal oponente se mostraba fuerte y con el ánimo de quien adelanta. Fátima cedía muchos metros y Rafa le tranquilizaba. Era el momento de replantear la carrera. Entraba en juego la táctica y la cabeza fría de nuestro capitán, el cual seguía teniendo plena confianza en las posibilidades de su chica.


Con muchos kilómetros por delante, la ventaja de la primera clasificada era considerable y creciente, pero no definitiva a juicio de un Rafa en modo calculadora. Obviamente, en primera instancia, era prioritario recuperar el aliento y la moral de Fátima, una vez parecía ver volar sus aspiraciones de victoria ante la demostración de poderío de la líder de la prueba. Con la única aspiración inicial de cortar la sangría de segundos y estabilizar la diferencia, se disponía a marcar un ritmo que les mantuviera vivos en carrera, pero evitando forzar la maquinaria demasiado pronto. En cualquier caso, la tercera mujer marchaba lejos.

Mediada la prueba, un Rafa animoso bromeaba con Fátima: "¿has calentado ya?". Más tarde decía: "Son 21; esto es largo. Creo que ella no va a llegar así de fuerte a meta", afirmaba el capitán en base a un ligerísimo recorte de distancia, apenas apreciable, pero que no había pasado desapercibido para su veteranía.

Llegados al kilómetro 16, con la ventaja estabilizada y menguando ligerísimamente, ya con más optimismo, a Rafa empezaba a gustarle el sonido de los motores de su campeona. Escuchando su respiración, definitivamente se disponía a aventurarse en la caza. Quedaba margen para todo. Fátima empezaba a hacer gala de su gran fondo. La táctica debía aliarse con las tremendas facultades de la Gacela. No se trababa de echarse encima rápido, pues corrían el riesgo de convocar los infiernos demasiado pronto. Había que ir recortando de manera muy sutil. Tensando pero sin romper la cuerda. Para entonces la temperatura era muy alta. Todos los atletas marchaban justitos. De hecho, se documentaba un golpe de calor severo en uno de los participantes, quien era trasladado de urgencia al hospital, aunque parece que se recupera sin consecuencias según la prensa. Esperamos que así sea.

De repente, algunas miradas hacia atras por parte de los oponentes llenaban de ánimo a nuestros compañeros. Con la ventaja notoriamente recortada, era patente que la primera clasificada empezaba a dar muestras de agotamiento tras su gran esfuerzo. Fátima marchaba con paso firme y decidida. El público le animaba al grito de "¡la tienes a tiro!". Las sensaciones empezaban a fluir.




Un terraplén cuesta abajo serviría de catapulta hacia los adversarios deportivos. A la señal de Rafa, el cual identificaba rápido la ocasión, nuestros GP se lanzaban a tumba abierta, haciendo buena la zanzada larga de Fátima, y echándose encima para ponerse, ya sí, a la misma altura en el kilómetro 20. Inflada de ánimo y con fuerza, la Gacela no esperaría para lanzar el ataque definitivo, quedando claro en ese instante que nada le separaría de su primera victoria absoluta en un medio maratón. Habría que hacer un último gran sacrificio para mantener la apuesta, pero con las alas de quien casi saborea el triunfo. Sin capacidad de respuesta, pese a poner coraje, nuestra bravísima contrincante no podría ya darle alcance.


Coreada como la ocasión merece por el público y el magnífico speaker de la sobresaliente organización, Fátima entraba victoriosa de la mano de Rafa, mostrandose satisfecha, más si cabe, al haber sudado tantísimo este logro con gran trabajo físico y mental. Como gran deportista, nuestra campeona esperaba a su principal adversaria en meta para saludarle y reconocer la batalla. Los escuderos de ambas atletas hacían lo propio, comentando la dureza de una carrera que nos conducía a un crono de 01:39:47, muy lejos de la marca personal de Fátima, pero que no resulta significativo por la propia naturaleza de una prueba con varias cuestas empinadas y que apenas toca el asfalto, haciendo muy complicada la zancada con muchas piedras.





Fátima recibe sus premios
 
Campeones masculino y femenina. Roberto Bueno y Fátima

Con gran alegría para GP-PHI-Polideportivo, Fátima recogía minutos después sus trofeos en forma de botijos típicos de la localidad como "Campeona Absoluta Femenina" y "Primera Clasificada Senior", siendo además recompensada con una caja de cochinillo asado de la zona. Interesándose la organización por la campeona y su compañero de fatigas, llegaba una entrevista ante la mirada de los asistentes. Ella, tímida pero resuelta, sencillamente comentaba que eran de Ciudad Real, que habían venido a correr y para hacer turismo, además de que la prueba se les había hecho difícil debido al repentino calor.



Recibiendo el cariñoso aplauso del público, nuestra pareja se retiraba agradeciendo el sano ambiente y la buena organización de un evento deportivo que habían disfrutado de lo lindo. Más tarde, ambos celebrarían el éxito con una buena comida y una última velada de paseo y turismo por Palencia para recuperar las piernas. Al día siguiente tocaba regresar a La Mancha, satisfechos con un nuevo viaje en la mochila de grandes experiencias. Que vengan muchos más. Nos vemos en la próxima!!  


Camiseta conmemorativa de regalo