domingo, 25 de septiembre de 2016

IV Carrera Ángeles Custodios Ciudad Real

IV CARRERA ÁNGELES CUSTODIOS CIUDAD REAL
(24-09-2016)

Fátima. Tercera General Femenina

Sobre un recorrido de 9.000 metros completamente urbanos se celebraba por cuarto año consecutivo esta prueba organizada por el Club Atletismo POLCRE de Ciudad Real, equipo armado y amparado por el Cuerpo Nacional de Policia de la capital manchega. Los nuestros regresaban a esta carrera tras haber participado en su primera edición con éxito en 2013, cuando Fátima inauguraba el palmarés de campeonas femeninas de esta competición. Hoy, tras disfrutar de la tarde deportiva, comprobábamos cómo el evento ha crecido y goza de buena salud.


Nuestro club presentaba batalla con 5 miembros dispuestos a meter calidad en sus piernas a base de asfalto. Así, Fátima, César, José Vicente, Juanma y Rafa se presentaban en línea de salida con los correspondientes kilogramos de alimentos como pago de su dorsal, colaborando de esta manera con la causa solidaria de la jornada. Nos gustan estas iniciativas.


La más destacada noticia competitiva llegaba de la mano de Fátima, quien volaba en las proximidades de la Universidad en compañía de José Vicente y Rafa para firmar un notabilísimo 00:36:57 que le valdría el tercer puesto en la general femenina, sólo por detrás de dos corredoras hoy por hoy superiores como son Myriam Laguna y Ramona Trujillo. Fantástico rendimiento el de nuestra campeona en una tarde calurosa, y en este tramo tan cargado de la temporada.



Por su parte, César llegaba a la carrera buscando mejorar sus sensaciones, aunque tampoco hoy tendría mayor objetivo que aumentar su grado cualitativo de cara al otoño, logrando no obstante un cuarto puesto en la general masculina, lo que no deja de ser un excelente resultado, aun sin acceder al cajón. Fenomenal 00:32:34.

 
Otra de las buenas noticias sería el regreso de Juama al asfalto. El joven de Albaladejo es una de las promesas del club. Tiene experiencia en larga distancia, calidad, resistencia y muchos años por delante para exprimir todo el conjunto de virtudes, esperemos que dando muchas alegrías con la rosa. Hoy salía con fuerza, pero el paso de los kilómetros le dejaba claro que aún resta entrenamiento por hacer, como es lógico, pues su temporada está siendo difícil debido a distintas dolencias. Su posición en carrera, entre los de avanzada, nos hablan de un deportista con futuro en cualquier disciplina. Notable. 00:35:35. Nos vemos en la próxima!


I Trail Almodóvar del Campo. 25k y 12K.

I TRAIL DE ALMODÓVAR DEL CAMPO. 25k y 12K
(24-09-2016)

Bermejo. Trofeo 1º Local 25k.
Miguel. Primer Clasificado Veterano B. 25K.
Carmen. Campeona femenina 12K
Isabel. Trofeo Tercera Clasificada 12k
Pablo. Trofeo Tercer Clasificado 12k.
Iván. Trofeo Cuarto Clasificado 12k.


El club tiene cierta querencia hacia Almodóvar del Campo, municipio de Ciudad Real en el cual veíamos la luz como equipo de fútbol sala en el ya lejano 1997. En el presente, nuestra progresión se eleva a mayores extensiones geográficas y polideportivas, sin embargo, volver a las pruebas celebradas en aquella localidad de origen parece de obligado cumplimiento.


En una calurosa mañana se celebraba en esta población la primera edición de una moderna modalidad como es el trail, desplazando nuestro conjunto a una decena de corredores dispuestos a enfrentarse a las dos modalidades ofertadas: 12k (Carmen, Isabel, Cabanillas, José Luis "Coco", Fernando, Pablo e Iván) y 25k (Bermejo, Javi y Miguel), estos arropados por algunos amigos del equipo como Tere, Agustín, Jose y José Vicente, entre otros almodoveños.




Endurecida fundamentalmente con la subida (y bajada) de La Santa, la carrera no ofrecía grandes dificultades técnicas propias del trail, pero sí obligaba a los participantes a emplearse en un esfuerzo importante para el que este club encontraba una amplia recompensa en forma de disfrute, hermandad y trofeos, ya que GP Phi Polideportivo se hacía con la impresionante suma de 6 premios en el cajón, más el que se merecía y no fue, el de Iván, pues una insólita reclamación propuesta, y discutible pero respetablemente validada, negaba la condición de almodovense a uno de los más queridos entre los nuestros, Iván (00:47:33), el más rápido de facto entre los lugareños en el 12k, quien es sin duda y se siente de allá, viva donde viva, y como tal se inscribía ante un reglamento que no especificaba qué es ser "local" exactamente (¿arraigado, nacido, empadronado, ...acaso asimilado? Iván no hablaba del hecho, ni le daba mayor importancia. Es un señor. Y de Almodóvar hasta la médula.

Pablo, Iván y Agustín
Así pues, y a contar, la brava Carmen (00:58:23) se proclamaba campeona femenina del 12K, la versión menos larga pero igual de dura a más ritmo, viéndose acompañada en podium por nuestra aplaudida Isabel, quien se hacía con el trofeo reservado para la Tercera Clasificada, algo que nos enorgullece, más Pablo (00:47:19), el cual engordaba su ya lustroso palmarés popular con el también meritorio trofeo como Tercer Clasificado en la distancia, logro considerable, siendo seguido de cerca por Iván, el cual conquistaba el trofeo como Cuarto Clasificado en este 12k. Completaban el equipo en la distancia los amigos Cabanillas (01:08:43), Fernando (01:12:17, junto a su cuñada Isabel) y Coco (00:57:48), quienes resolvían su concurso con buenas vibraciones y la sensación de andar en buena onda con este deporte y su club.




La modalidad de 25 kilómetros, la prueba más exigente, contaba con tres compañeros en batalla, de los cuales dos obtenían premio en forma de trofeo, y el tercero en modo de gran satisfacción personal en su casa, desde luego. Así, Bermejo (01:523:02) se hacía como el reconocimiento como mejor local en la distancia, algo que seguro alegrará mucho a su familia almodovense, siendo para Miguel (01:52:47), la galerna del Cantábrico, el lugar más alto del podium como Veterano B. Ahí es nada!! Y es que es éste un corredor curtido y con muchísima calidad, máxime si cabe en este terreno que tanto le recuerda a las cuestas de su lugar de origen. El tercer compañero sería Javi Santos (reservando en 02:09:43), que a la mañana siguiente se enfrentaría con éxito a los 43 kilómetros de Fuencaliente. Otro tipo ruralmente encantado de correr lo más largo posible.





En medio de un gran ambiente, y todos disfrutando de la fiesta del deporte que el pueblo de Almodóvar que acogía fenomenalmente, esta prueba consolidaba aún más un grupo llamado para las más altas cotas en el ámbito popular, al menos como grupo de amigos, que es lo verdaderamente importante, porque el resto es un añadido. Nos vemos en la próxima!




Carrera Popular de Torrijos 2016

CARRERA POPULAR DE TORRIJOS 2016
(25-09-2016)

July. Trofeo Segunda Veterana

Otra de nuestras fantásticas féminas sigue luciendo el rosa en los puestos más avanzados de su categoría en cada carrera en la que participa, algo frecuente en los últimos tiempos. Y es que July Correas, flamante fichaje de mediados de 2016, daba de nuevo el do de pecho en Torrijos, donde no sólo nos dedicaba el trofeo reservado para la segunda veterana, sino que además firmaba su mejor marca personal sobre los 10 kilómetros en ruta, logro tan preciado como el trofeo, ya que nos habla de un estado de forma formidable en una corredora llamada a fortalecer muy mucho el potencial de GP Phi Polideportivo. Su nuevo listón en la distancia quedaba fijado en 00:44:46, encontrándose muy bien en una carrera rápida que nuestra compañera sabía exprimir para darnos esta doble alegría. Felicidades. Nos vemos en la próxima!



II Maratón de Montaña Fuencaliente

II MARATÓN DE MONTAÑA FUENCALIENTE
(25-09-2016)




Hay deportistas que corren lo que les echen, pero llamados por el medio natural fundamentalmente, y dentro de él, por la más larga distancia posible. Éste es el caso de dos compañeros como Javi Santos y Marcial, los cuales se regalaban en esta mañana otoñal el tute de recorrer 43 kilómetros en un entorno tan bonito como son los alrededores de Fuencaliente, lugar donde nos encanta que se haya visto el rosa por partida doble, pues contamos con buenos amigos y recuerdos en la zona. El esfuerzo de Javi, para más paliza, se sumaba al empleado 24 horas antes en Almodóvar del Campo, con 25 kilómetros previos a los de hoy, todos orientados a preparar la exigente Trashuman Trail. Por su parte, Marcial demostraba que lo suyo son buenas condiciones para el largo aliento tras un periodo de menor actividad que no ha menguado significativamente su estado de forma, como se comprueba por el mero hecho de haber superado la gran distancia que esta mañana desafiaban las 4 piernas de los dos valientes GP, no exactamente la del maratón, que debería estar en 42,195 para ser nominalmente estrictos, sino casi un kilómetro más por trazado proyectado. Crono. 05:12:08 para ambos. Felicidades y a descansar. Nos vemos en la próxima!



Global Energy Race (Gp Phi Polideportivo en Madrid y Badalona)

GLOBAL ENERGY RACE (Madrid y Badalona para GP Phi Polideportivo)
(25-09-2016)

37 ciudades, 22 países, 1 carrera. El 25 de septiembre un evento global unía a corredores de todo el mundo con una meta en común. La Global Energy Race contaba con representación GP Phi Polideportivo en dos ciudades con tres compañeros dispuestos a participar de este curioso 10k. Por el noreste peninsular el rosa sería lucido por nuestra amiga Paloma, quien desarrollaba su esfuerzo en gran medida en el paseo marítimo de Badalona en un crono aproximado de 57 minutos, que es a lo que menos atención le prestaba, pues más le interesaba seguir haciendo deporte y poder avanzar sin prisa, lesiones ni contratiempos. Es importante mantener la forma y poder así aspirar a reforzar el equipo en nuestro futuro inmediato. Y para eso hay que estar en condiciones de participar. Necesitamos a Paloma, y con carreras como ésta su aportación se promete aún más amplia.



A bastantes kilómetros de ella, en Madrid, Martín y José David cumplían con sus 10 en unos registros muy estimables, extremadamente cercanos a sus mejores marcas. Así, respectivamente llegaban a meta en  40'46" y 43'10", regresando a la competición unos días después de correr en la prueba de Tetuán, también en la capital de España. La carrera madrileña se disputaría por la Castellana, con 5kms cuesta arriba desde Cibeles a las inmediaciones de Plaza de Castilla, y otros 5kms cuesta abajo. Las sensaciones para nuestros compañeros serían positivas, dando por muy bueno el resultado tras la dura semana laboral, algo a lo que un popular, por condición y definición, ha de ajustarse en rendimiento y expectativas. Dado que la carrera se completaba en unos márgenes abiertos para el optimismo, compartimos el contento de los GP en liza. Nos vemos en la próxima!




sábado, 24 de septiembre de 2016

Ultra Monduber Trail en Tavernes de Valldigna

ULTRA MONDUBER TRAIL EN TAVERNES DE VALLDIGNA
(24-09-2016)

El formidable Pedro Antonio Fuentes volvía a la competición para disputar esta extremadamente técnica carrera valedera para la Copa de España Ultra de Montaña, donde el de Miguelturra escala posiciones tras superar los 80 kilómetros proyectados sobre un perfil de 8.000 metros de desnivel acumulado. Nuestro bravo compañero, toda una institución en el trail de larga distancia, resolvía su participación en 13 horas y 49 minutos con mucha fuerza, concentración y una máxima en su cabeza: no caer y sufrir graves percances que le alejen de cualquier horizonte deportivo. Dado que se trata de un corredor muy experimentado, Pedro salía ileso y victorioso de una prueba que, como se deduce de los datos facilitados, vendería cara su meta, como no puede ser de otra manera al leer la palabra "ultra". Felicidades. Haciendo historia. Nos vemos en la próxima!



jueves, 22 de septiembre de 2016

VI Titán de la Mancha (BTT ultramaratón)

VI TITÁN DE LA MANCHA (BTT ULTRAMARATÓN 200KMS)
(17-09-2016)








No eran molinos, sino desaforados gigantes...

 Crónica por: Juan Manuel Ruiz


[…]
En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como don Quijote los vio, dijo a su escudero:
—La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer, que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.
—¿Qué gigantes? —dijo Sancho Panza.
—Aquellos que allí ves —respondió su amo—, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.
—Mire vuestra merced —respondió Sancho— que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.
—Bien parece —respondió don Quijote— que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.
Y, diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho, ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran, antes iba diciendo en voces altas:
—Non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete.
[…]

Doscientos kilómetros de BTT son mucha tela, y lo son especialmente cuando transcurren por los rudos, ásperos, pedregosos y polvorientos caminos manchegos, caminos mentirosos, sobre los que sin apenas acumular ascenso ves cómo pasan los minutos pero no los metros —¿cómo puedo ir tan despacio? —te preguntas, y es que hay veces en las que prefieres subir un puerto pirenaico con sus 1.000 metros de desnivel positivo, antes que ir traqueteando sin apenas avanzar sobre el polvo y las piedras rojas de los Montes de Toledo.

Para mí, el párrafo anterior resume de forma sencilla lo que te encuentras en esta prueba de ciclismo de montaña (todo terreno, mejor dicho), de la que el pasado sábado se celebraba su sexta edición, una prueba cicloturista que ha evolucionado desde 2009, cuando consistía en una "simple" quedada de amigos para recorrer la zona, hasta la actual prueba cuasi competitiva. Es la tercera en el haber de Isidro y mío; la primera vez fue en 2012 con el antiguo formato de quedada, la segunda en 2014 ya como GP Phi Polideportivo, y la tercera de nuevo como GP-Phi y en compañía de Ramón, Joaquín, José Mikel y Gabriel, participando en la modalidad "grupos".

Tras muchos km de rodaje previo y el esfuerzo logístico preciso para acudir a un evento de esta magnitud, la aventura comenzaba el viernes por la tarde en Bodegas Reconquista, donde merced a las gestiones de Isidro, establecíamos el cuartel general de la expedición. Recogida de dorsales en Alcázar de San Juan y retirada a preparar los bártulos, cena y descanso en el Hotel Viñasoro. La salida tenía lugar a las 6,30 am, así que convenía retirarse pronto para descansar lo que se pudiera.

Recogida de dorsales en Alcázar, el viernes por la tarde

Desayuno a las 5am
A las 4,45am suena el despertador. Hemos dormido poco; somnolientos pero animados, nos equipamos y bajamos a desayunar. Gracias a la "influencia" de Isidro nos han dejado viandas para repletar el depósito a tan temprana hora. Hay una mezcla de entusiasmo y nervios en el ambiente. Dos o tres participantes más rondan por el comedor, y a eso de las 5,45am montamos en los coches de camino a la salida...
Preparados, listos...



No eran aún las 6,30 (me gusta esa puntualidad prusiana) cuando el pelotón arrancaba por las calles de Alcázar; luces en funcionamiento, noche cerrada aún, buen humor en el ambiente, bromas, risas, gritos de ánimo que en el fondo denotaban cierto nerviosismo; es una prueba larga, dura, difícil, en la que puedes encontrarte de todo, es inevitable cierta incertidumbre... Son muchos los factores que determinan el éxito o el fracaso. Habíamos hecho todo lo que estaba en nuestra mano para que la jornada concluyera de forma satisfactoria, pero son tantos los elementos externos e incontrolables... Aún por las calles de Alcázar, y aprovechando que pasábamos junto a los coches, hacemos una parada rápida debida a un pequeño despiste de última hora. Es un suspiro, pero nos coloca en cola del pelotón, lo que nos obliga a rodar rápido los primeros km rumbo a Herencia para compensar la prematura parada.


De camino surge la primera complicación de la jornada; hay que vadear un río (seco, desde luego), y como aún no se ha estirado el pelotón, se forma un atasco que nos tiene unos diez minutos parados. Pasamos y seguimos hasta Herencia, donde nos encontramos con los primeros desaforados gigantes del día. Subida por sendero, se rodea el molino, descenso rápido y enfilamos otro duro ascenso al segundo cerro en el que nos reciben unas nuevas aspas desafiantes.


El siguiente objetivo es Puerto Lápice, tras un camino incómodo y en casi constante tendencia ascendente. El equipo logra someter a los gigantes que allí nos aguardaban (en lo alto del cerro, como siempre), y enfila hacia el territorio más bonito (y duro) de la prueba, la zona de Sierra Luenga y Calderina. Para entonces ya llevamos casi 60 km en las ruedas, casi un tercio de la distancia total, y poco a poco se empieza a notar, unido a que las cuestas se van empinando y haciéndose más constantes y más serias. Tras el paso por la Casa de los Forestales, una simpática subida que precede a un descenso vertiginoso, giro de 120º a la izquierda, cambio radical de desarrollo y a enfilar el km y pico de brutal ascenso al "Reventón", un rampón duro, seco, áspero que sólo se puede superar con paciencia y capacidad de sufrimiento. Poco a poco vamos coronando los seis miembros del equipo y acometemos el peligrosísimo descenso, repleto de piedra suelta, que es casi tan duro como la subida (si no más, por el enorme grado de concentración y tensión que exige); uno de esos tramos en los que un despiste o una frivolidad pueden dar al traste con la jornada en forma de caída. Afortunadamente superamos la dificultad sin problemas.

Tras la bajada nos aguardaban nuestro capitán y Carmen (la hija de Isidro), quienes habían tenido la amabilidad de acercarse a darnos apoyo logístico y moral. Aprovechamos para dejar algunos bártulos que ya nos sobraban (las luces, por ejemplo), rellenar los bidones de agua y hacernos un par de fotos antes de seguir el camino hacia la Calderina.






Hasta ese momento la ruta nos había estado castigando, poco a poco y de forma sutil; a partir de ese momento comenzaron a aflorar las diferencias de forma y preparación que inevitablemente siempre hay entre los miembros del equipo. José Mikel está obviamente, por diversos motivos, en un nivel superior al resto de compañeros; Joaquín demostraba que su nivel de preparación había sido extraordinario, manteniéndose casi en todo momento en cabeza del grupo, tirando y pareciendo que avanzaba sin sufrimiento, silbando la melodía de "Verano Azul"; Isidro con su extraordinaria capacidad mental se regulaba y mantenía sin problemas; Ramón, que había comenzado sufriendo un poquito de más iba poniéndose a tono según pasaban los km; yo no me encontraba mal aunque la prueba no llegaba en la mejor fecha para mí; y Gabriel era el que lo estaba pasando un poquito peor, aunque iba aguantando el tipo de forma admirable.

A partir de ese punto la ruta ya se ponía seria de verdad, con todo el ascenso de aproximación a Calderina y la subida del monte en sí. Es una subida dura, exigente de unos 4,5 km al 7,5%, muy constante, sin descansos, que cada miembro del equipo fuimos haciendo a nuestro ritmo hasta coronar. Para entonces habíamos recorrido ya casi 90 km, todo un rutón de BTT en sí mismo. Gabriel fue el último en coronar, ya visiblemente castigado. Había una opción de abandono en ese punto, donde había montado un puesto de avituallamiento, y desde el que en caso de necesidad la organización habilitaba la posibilidad de ser "repatriado" a Alcázar. Fue un momento duro; no es fácil dejar atrás a un compañero, y tampoco es fácil tomar la decisión de abandonar cuando la sangre tiene mejores cosas que hacer que regar el cerebro, máxime cuando los siguientes km son cuesta abajo (que parece que te dan opción a recuperarte). Gabriel fue sensato y maduro y supo darse cuenta de que aún quedaba un mundo por delante y que lo mejor en su caso era dejarlo en ese punto. Por su juventud y su evidente capacidad física y mental tiene por delante muchos más "titanes" que nosotros... ¡Olé por tí, compañero!


Tras ese complicado momento, a los cinco supervivientes no nos quedaba otra que seguir con nuestra aventura; bajada de Calderina, subida de Sierra Calderina, y arriesgado descenso hacia Fuente el Fresno. Allí nos aguardaba otro desaforado y famoso gigante, encaramado en un alto cerro al que sólo era factible vencer tras una extenuante escalada por el encaramado sendero que accede hasta sus pies. Tras coronar, el sendero de descenso es para mí el más divertido de toda la ruta, rápido, revirado y con el terreno relativamente compacto.




Al bajar, parada en el avituallamiento, donde alguien de la organización nos empieza a poner nerviosos diciéndonos que estamos prácticamente fuera de control, y que sólo disponemos de 55 minutos para llegar hasta el siguiente control de paso, en Casa de Forestales, 17 km más adelante. El terreno hasta allí no es demasiado malo aunque tampoco bueno, y desde luego para hacer el tramo en ese tiempo hay que espabilar mucho. Apenas cargamos agua y echamos un bocado, y salimos escopetados, nerviosos y preocupados.

Pero algo o alguien decidió ponerse en nuestra contra, y uno de los miembros de equipo (el que escribe estas lineas concretamente) comenzó a sufrir calambres en su castigado cuádriceps derecho, obligándole a parar en varias ocasiones y a ralentizar la marcha del grupo, hasta el punto de que hubo un rato en el que tenía completamente asumido que al llegar a Casa de Forestales se acababa el "Titán". A pesar del calentón y del esfuerzo, y por culpa de los malditos calambres llegábamos con más de 10 minutos de retraso sobre la presunta "hora tope", para descubrir que no había tal límite (de hecho aún había bastantes participantes por detrás), sino que aquel señor sólo había pretendido ir metiendo prisa al personal, no se sabe muy bien por qué...



El caso es que tras reponer un poco las fuerzas y relajar e intentar oxigenar la musculatura reanudábamos nuestro viaje por la Mancha, con 125 km en las bielas, y con el ánimo de saber que tras el paso por Cruce de Caminos la tendencia de la ruta era ya descendente, lo que sin duda tenía que hacernos mejorar la velocidad media.

Cruce de Caminos, descenso de más de 12 km y nueva batalla con el desaforado de Puerto Lápice, subida en la que otra vez tuve que poner pie a tierra por culpa de los calambres, ralentizando de nuevo la marcha del grupo. Desde Puerto Lápice hasta Herencia el camino se ponía en plan "manchego", pedregoso, lento, complicado... Durante ese trayecto veíamos cómo el tiempo pasaba pero no los km, en un avance que de lento era desesperante. Al llegar a Herencia, nos aguardaba una nueva pero más llevadera lucha contra los molinos en la que tuvimos otro pequeño incidente; una piedra que salía escupida por mi rueda trasera impactaba contra la pierna de Isidro abriéndole una herida y provocándole dolor intenso; parada para atender al bravo GP, que ignorando el dolor, la sangre y el incipiente huevo que comenzaba a crecer en su pierna, nos lanzaba hacia el llano y cómodo "Camino Viejo de Alcázar", que sigue el recorrido del canal de Río Cigüela, una pista en la que por fin se podía rodar de forma alegre, intentando arañar unos minutos y elevando un poquito la velocidad media del día.

De esta forma llegamos a las inmediaciones de Alcázar, para dar un pequeño rodeo, llegar a los pies del cerro sobre el que habita el desaforado gigante (que no falte) de la zona, a cuya morada se accede por una pista de asfalto y una senda que en sus últimos 200 m se pone bastante cuesta arriba. En todo caso es el final del Titán (a falta de bajar hasta Alcázar y entrar en meta), y a esas alturas se saca la fuerza de donde haga falta, la tengas o no.

Para finalizar, solo quedaba bajar (ya por asfalto) hasta Alcázar, un par de km de callejeo por el pueblo y enfilar la recta de meta, para culminar los cinco a una, como el equipo que éramos, 13 horas y 45 minutos después de haber pasado tras el mismo arco, cuando en lugar de meta era salida.







Por lo que a mí respecta, agradecer al club en general y a mis compañeros de fatigas en particular la oportunidad de vivir una jornada agotadora y fructífera de ciclismo de montaña por esos caminos manchegos. Casi 14 horas sobre la bici dan para mucho. Dan para sufrir, para gozar, para animarse, para hundirse, para dudar, para tenerlo claro...; casi 14 horas dan para mucho...

Gracias a todos por vuestra paciencia, por no poner una mala cara ni tener una mala palabra, por vuestro compañerismo y por vuestra deportividad, por vuestro afán de superación, por vuestra fortaleza física y mental. Para mí fue un orgullo y un placer compartir esta brutal experiencia con vosotros. Quiero mencionar de forma especial a Gabriel, que no tuvo la suerte de poder terminar, pero que en la mitad de ruta que hizo con nosotros dio muestras de los mismos valores que acabo de enumerar; como decía antes, habrá muchas oportunidades y muchas "titanes" para tí.

¡Nos vemos en la próxima!
Ruta en Strava

Juan Manuel Ruiz